Los Carros Cíngaros de Zeanuri son ¡lo más de lo más!. Unos carros súper chulos y alegres en plena naturaleza.  Este verano hemos tenido la gran oportunidad de pasar dos noches en estos fantásticos carros y ha sido una experiencia increíble.   

Tres carros, llenos de colores (podréis ver el interior del nuestro en la primera foto) en la mitad de un jardín en la montaña. La paz es inmensa y más aún si vas entre semana, que estás prácticamente solo, como fue en nuestro caso. Toda la montaña para nosotros, bueno, y para los grillos.  

Además de dormir como verdaderos reyes escuchado los cánticos de los grillos y algún que otro silbido del viento, a la mañana aparece el desayuno (delicioso y super completo, por cierto) por arte de magia en una cestita de mimbre muy mona en la terracita del carro. ¿Qué más se puede pedir?     

Pues aunque parezca que ya esta todo, no, ¡Aún hay más!

Un Spa ecológico del que poder disfrutar ¡tranquila y placenteramente!

¡Me encanta!

Y más me va a encantar si algún día tengo la posibilidad de visitarlo mientras esté nevando…♡¡Dichoso será ese día! y que vosotr@s lo veáis aquí publicado!